¡Echa un vistazo a estos tips sencillos que te ayudarán a ahorrar combustible y a disfrutar mucho más tiempo conduciendo tu coche!

  1. Al arrancar, no pises el acelerador

Cuando arranques tu coche no es necesario que pises el pedal del acelerador, ya que hoy en día automóviles cuentan con motores de inyección. Esto significa que el coche arranca activando simplemente el contacto. Otros coches que poseen el sistema de Star&Stop, encienden al pisar únicamente el embrague o freno.

  1. Optimiza el máximo el cambio de marchas

Eligiendo la marcha adecuada en cada momento puedes ahorrar hasta el 15% del combustible. Circula el mayor tiempo que puedas en las relaciones más largas y a bajas revoluciones.

¡No está de más que efrescaremos un poco lo que aprendimos en la autoescuela en su día! La 1ª marcha solo debes emplearla para iniciar el recorrido; cambiando a 2ª marcha cuanto antes. Por su parte, la 3ª marcha debes introducirla a partir de los 30 km/h. Una vez hayas pasado los 40 km/h usa la 4ª marcha y a partir de los 50 km/h cambia a la 5ª marcha. Si tu coche dispone de 6ª marcha, deberás utilizarla cuando superes los 80 km/h.

  1. Velocidad uniforme

Para ahorrar gasolina es necesario que evitemos todos los acelerones y los frenazos que podamos. Frena de forma suave con el pedal del freno y reduce de marcha lo más tarde posible y para desacelerar, levanta el pie del acelerador y deja rodar el vehículo con la marcha metida en ese instante.

  1. ¿Aire acondicionado o ventanillas?

La mejor forma de ahorrar en el consumo de nuestro coche es haciendo un uso responsable del aire acondicionado. Es importante utilizar la temperatura adecuada, la cual oscila entre los 21 y 23 grados. Si vamos a recorrer una distancia corta y en ciudad, es preferible limitar el uso del aire, bajando las ventanillas. Sin embargo, para viajes o largos desplazamientos, el uso del aire es la mejor opción, ya que las ventanillas bajadas rompen la aerodinámica del coche, lo que hace que el motor tenga que emplear más potencia para moverlo y, por ende, el consumo de combustible. Además, circular con las ventanillas bajadas a más de 100 km/g incrementa el gasto en un 10%.

  1. Desacelera correctamente

Para lograrlo solo tenemos que levantar el pie del acelerador y dejar que el coche avance con la marcha que lleva en ese instante. Después frenamos suavemente y reduciendo de marcha lo más tarde posible.

  1. Ten en cuenta el peso del vehículo

Al viajar con un maletero totalmente cargado, el consumo de combustible puede alcanzar hasta un 39% a 120 km/h. Esto quiere decir, que por cada 100 kilogramos de peso adicional se incrementa el consumo un 5%.

  1. Haz un buen mantenimiento y lleva los neumáticos en buen estado

Es necesario realizarle a nuestro coche revisiones periódicas para supervisar los controles electrónicos, el nivel del agua y del aceite, el filtro del aire y las bujías.

No nos olvidemos de los neumáticos. Circular con la presión de los neumáticos recomendada por el fabricante, no solo te ayudará a evitar pinchazos, sino que reducirá el gasto de combustible.

  1. Planifica tu viaje con antelación

Antes de subir al coche es aconsejable conocer y saber el camino que vas a recorrer. Economizar en el recorrido implica una mayor eficiencia en tiempo, dinero y combustible.

Otra manera de ahorrar gasolina es buscando las estaciones de servicio que te ofrecen combustible con una excelente relacion calidad -precio.

Tags: ,