Las averías de coche que suelen ser más comunes a medida que nuestro coche va cumpliendo años. Además, es en la época de verano en la que más trayectos en coche se recogen, por lo que el porcentaje de estas averías sube.

Averías de coche más habituales

Las averías de coche más habituales a medida que van pasando los años de tu coche son sobre todo las averías relacionadas con la batería, este tipo de averías se da sobre todo en la época de invierno, a causa de las bajas temperaturas, con el frío se descargan y pierden capacidad de recuperación, por lo que imposibilita el arranque del coche.

Otra de las averías de coche más habituales son las relacionadas con los neumáticos, y esto es a causa del deterioro de los mismos o por un pinchazo. No olvides que debes ir comprobando el estado de los neumáticos, ya que son el único contacto del coche con el asfalto. La goma debe estar en buen estado y con la rodadura indicada (1,6 milímetros como mínimo de profundidad). Otro factor a tener en cuenta para un correcto funcionamiento de los neumáticos es la presión, ya que si el aire no es suficiente puede afectar a la hora de la conducción, así como en la vida útil de las ruedas.

La tercera causa que más averías de coche suele causar son los accidentes de tráfico. Según la Dirección General de Tráfico, los coches que han sufrido más accidentes con víctimas mortales han sido los que tienen una edad media de 13 años. Esto nos indica que los coches viejos tienen más posibilidades de sufrir averías en cualquier tipo de accidente, ya sean simples rasguños o consecuencias más graves.

La siguiente causa de averías de coche son las relacionadas con el motor. Y esto también se puede relacionar con la edad del coche, ya que cuantos más años tiene el coche más probabilidad hay de sufrir una avería en el motor. Estas averías son probablemente de las más caras, de hecho, puede suponer la necesidad de comprar uno nuevo. Una forma de evitar estas averías es, por ejemplo, en invierno calentar el motor a ralentí antes de empezar a circular. Esto hará que los líquidos del coche como el del aceite de dirección o de los frenos, alcancen la temperatura para el funcionamiento óptimo.

Por último, otra de las averías de coche más habituales son las relacionadas con los inyectores, es decir, con el sistema que realiza la inyección de combustible adecuada para que el coche pueda circular. Estas averías se pueden evitar simplemente con un buen mantenimiento. Esta avería generalmente viene dada cuando solemos circular con el depósito en reserva o cuando no cambiamos el filtro del combustible con la frecuencia que se debe. Esto puede causar que el coche no arranque o que falle en el ralentí y en la aceleración.

Si vas a viajar en coche este verano no olvides pasar por el taller previamente para una revisión y evitar cualquiera de estas averías de coche. La prevención puede evitarte un accidente.

Tags: ,