La conectividad y el uso de nuevas tecnologías resultan de gran ayuda para la seguridad vial. ¿Sabes cómo? Ponte al día y conoce cómo algunas herramientas de última generación pueden hacerte la vida más fácil en la conducción y disminuir el número de accidentes.

Si bien es cierto que el 30% de los accidentes de tráfico se producen por distracciones, muchas de ellas a causa del teléfono móvil, hoy en día hay muchas formas de controlar la seguridad vial. Entre ellas, las nuevas tecnologías. ¿Piensas que es contradictorio?

La importancia de las nuevas tecnologías para la seguridad vial

Cada vez más los coches incorporan nuevos sistemas que mejoran la seguridad vial mediante una avanzada tecnología que detecta el riesgo de accidentes o lesiones. Con el paso del tiempo esto es algo que ha ido evolucionando.

En la actualidad parece impensable prescindir de elementos de seguridad básicos como el cinturón o el airbag. Pero no es hasta hace unos años que el uso del cinturón comenzó a ser obligatorio, y ahora muchos vehículos incorporan una alarma que automáticamente notifica al usuario que no se ha abrochado el cinturón y que debe hacerlo.

A su vez, nuevas tecnologías, como los sistemas de asistencia a la frenada de emergencia, la dirección asistida, el control de estabilidad o el ABS, comenzaron a introducirse para promover la mayor seguridad vial. De hecho la incorporación del ABS también pasó a ser obligatoria en 2003. Y, como decimos, este avance va a más con el paso del tiempo.

Las novedades más recientes en seguridad vial

Conoce las nuevas tecnologías que en un futuro pueden ser consideradas de lo más imprescindibles para nuestra seguridad vial y la de todos.

Reconocimiento de señales de tráfico

Avisa al conductor en el caso de que no las cumpla. Identifica señales como la prohibición de adelantar o el límite de velocidad.

Asistente de visión nocturna

Mejora la circulación mediante inflarrojos instalados en los faros y cámaras de reconocimiento del entorno. De este modo, podemos detectar mayor información de lo que ocurre en la carretera y, así, incrementar la seguridad vial.

DADS

Consiste en un sistema tecnológico que analiza el rostro y el comportamiento del conductor mediante una cámara y unos sensores de ángulo de giro. Como resultado de esa evaluación, este sistema puede detectar si estás cansada o tienes demasiado sueño como para conducir, avisándote del riesgo y de que es preciso hacer una parada.

Asistente de mantenimiento en el carril

Este dispositivo monitoriza la posición del coche respecto a las líneas que delimitan el carril. También funciona mediante la incorporación de cámaras de vídeo y notifica de la necesidad de corregir la posición mediante señales acústicas o visuales.

ACC

De tecnología similar al caso anterior, el control ACC mantiene automáticamente los espacios de seguridad entre los vehículos de la carretera. Si la separación que establecemos es insuficiente, el sistema hace frenar y retomar de nuevo la marcha cuando es seguro.

Sistema predictivo de frenada de emergencia

Con el fin de evitar una colisión, el vehículo es capaz de detectar el riesgo e intervenir para frenar en el caso de que sea necesaria. Esto es posible gracias a la conexión en red de un sensor de radar que monitoriza el volumen de coches en torno al propio.

Asistente de ángulo muerto

Algo tan simple como una señal luminosa en el espejo retrovisor podrá avisarte si hay algún vehículo que no podemos visualizar por el ángulo muerto. De hecho, si dicho coche trata de adelantar, el sistema emitirá a su vez una altera acústica.

Teléfono móvil en modo coche

Gracias a la conectividad con el smartphone se podrá detener la recepción de mensajes o llamadas advirtiendo a los emisores de que el usuario está conduciendo y no puede atenderlos.

¿Te gustaría incorporar todas estas nuevas tecnologías para disfrutar de una mayor seguridad vial?