La electrónica en el automóvil avanza a pasos agigantados y eso lo demuestra el sistema de frenado automático de emergencia o AEB (Autonomous Emergency Braking en inglés), uno de los elementos de seguridad activa más importantes del momento.

En muchas ocasiones los accidentes se producen porque el conductor acciona demasiado tarde el sistema de frenado de su vehículo, o no lo acciona en absoluto por diversos motivos.

Para evitar esto, diversos fabricantes han desarrollado el sistema de frenado de emergencia autónoma o AEB, una total revolución en seguridad.

La frenada automática de emergencia es una tecnología autónoma en automóviles que detecta una colisión inminente con otro vehículo, persona, obstáculo o cualquier peligro que se pueda encontrar en la vía. El AEB responde mediante la aplicación de los frenos para detener el vehículo sin intervención del conductor.

Según ha publicado el diario ABC, este sistema, dependiendo del fabricante, puede funcionar gracias a un radar situado en el frontal del coche, sensores, vídeo, tecnologías de infrarrojos o ultrasonidos.

Esta tarea lo realizan de dos maneras: en primer lugar, ayudan a evitar accidentes identificando situaciones críticas de manera temprana y advirtiendo al conductor; y en segundo lugar, reducen la gravedad de los choques que no pueden evitarse al reducir la velocidad de colisión y, en ocasiones, al preparar al vehículo y los sistemas de retención para el impacto.

Este sistema, que actúa desde los 30 a los 60 kilómetros por hora en ciudad, detecta peligros fijos, tales como postes o señales verticales de tráfico, por medio de una base de datos de localización.

De hecho, según la Agencia Nacional de Seguridad de Tráfico en Carretera de los Estados Unidos (NHTSA), los vehículos que circulen por carreteras del país norteamericano deberán estar equipados con esta tecnología a partir del 1 de septiembre de 2022. Mientras que, en Europa, de momento, sólo existe la obligatoriedad de instalarlo en vehículos pesados.

Por su parte, la organización Insurance Institute for Highway Safety (IIHS), con el equipamiento de esta tecnología en los automóviles, se reducirían 28.000 accidentes de tráfico y la cifra de heridos se reduciría en 12.000.

Tags: , , ,